,

Tecnologías para la conducción eficiente

VOTA ESTE POST

La forma en que se conduce influye en el consumo de carburante. En gran medida, ciertas costumbres que solemos tener al volante pueden aumentar el gasto en combustible e incluso acelerar el deterioro del vehículo.

En una sociedad como la española en la que el transporte de personas produce el 25% de las emisiones totales de CO2, la conducción eficiente, continúa ganando importancia como parte de la solución para reducir la cantidad de partículas contaminantes emitidas al aire, que tienen como consecuencia directa el aumento de lo que ha venido a llamarse el efecto invernadero.

En este ámbito, la tecnología puede ser una gran aliada, desde diversos ámbitos se estudian diferentes desarrollos tecnológicos orientados a la recopilación de datos durante la conducción, su tratamiento y posterior explotación para la consecución de una manera  más eficiente de conducir.

En líneas generales, los sistemas de ayuda a la conducción eficiente se presentan como una solución al problema medioambiental del cual cada vez más personas y más países son conscientes.
Además estos sistemas de ayuda a la conducción son también una medida apta para la reducción de costes ante la subida imparable del precio del carburante.
En la base de su filosofía, se encuentra la mejora en la conducción desde el punto de vista de la eficiencia energética. De este modo, se busca optimizar la eficiencia de los procesos y la energía que se emplea en ellos.

Las ventajas de una conducción más eficiente son notables: mejoría del confort en la conducción y disminución de la tensión soportada por los conductores, incremento de la seguridad vial, ahorro económico en el combustible, y reducción de la contaminación.

Los fabricantes lo saben y la tecnología automovilística avanza hacia el menor consumo con el mayor rendimiento, pero una mala práctica en la conducción puede reducir e incluso anular la eficiencia lograda por estas nuevas tecnologías. Los sistemas de ayuda a la conducción, pueden dar datos concretos de cuáles son estas mala prácticas, cuando se producen, y qué consecuencias tienen.

Con el objetivo de mejorar la calidad de la conducción, existen en el mercado, sistemas para la conducción eficiente que informan en tiempo real al conductor sobre el modo en que conduce y sobre su consumo de combustible.
Los sistemas de ayuda a la conducción eficiente, no sólo mejoran de manera cualitativa la conducción y abren la puerta al ahorro de combustible, estos sistemas, también pueden ayudar a reducir el gasto en mantenimiento de los autobuses, y a aumentar el confort  del viajero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debes aceptar nuestra política de privacidad para comentar *